De la noche a la mañana, los Hombres G pasaron de ser unos perfectos desconocidos a convertirse en ídolos del publico adolescente, esencialmente femenino.

El grupo grabó su primer single en 1.983, titulado Marta tiene un marcapasos; el segundo fue Milagro en el Congo, también en 1.983. Por aquel entonces, Hombres G eran grupillo mas de la movida madrileña, que actuaba en pequeñas salas y grabo los citados discos en un sello independiente montado por unos amiguetes. Animados por los resultados de las grabaciones, iniciaron una peregrinación por las grandes editoras, en busca de un lanzamiento, pero fueron rechazados en todas. El sello independiente de sus amigos siguió confiando en ellos y les adelanto un millón de pesetas para que grabaran su primer elepé.

El álbum apareció en 1.985, con un fotograma de la película "El profesor chiflado" en la portada, con Jerry Lewis haciendo el payaso, y comenzaron a popularizarse canciones como Venecia, Devuélveme a mi chica, Dejad que las niñas se acerquen a mí... Unos seis meses después, el disco había vendido mas de 200.000 ejemplares y Hombres G eran los nuevos ídolos del publico juvenil. Las grandes compañías discográficas reaccionaron ante este hecho e hicieron diversas ofertas al grupo, una de ellas cercana a los 100 millones de pesetas, pero Hombres G las rechazaron, pues preferían seguir grabando con los amigos que les hicieron confianza desde el primer momento. Este detalle muestra el talante tranquilo y seguro con que Hombres G se toman su papel en el negocio de la música, y dice además mucho de ellos.

La guasa de Hombres G se hizo famosa en toda España, y el estribillo "sufre mamón", tomado de una de sus canciones, entro a formar parte del refranero popular. Apareció un extenso publico dispuesto a apreciar su lenguaje cotidiano, sus pequeñas burradas, sus ocurrencias de colegiales. Conscientes de ello, los Hombres G definieron una vez su estilo como piji punk, conscientes de representar el eterno colegial gamberro que todos llevamos dentro, un colegial dispuesto a tomarse la vida como una tómbola. Un aspecto mas de las eternas formulas del pop para adolescentes.

Hombres G hicieron en 1.986 mas de 1000 actuaciones, con un cachet que rondaba las 800.000 pesetas. La masiva popularidad que lograron les llevo incluso al cine. El padre de uno de los lideres del grupo, David Summers, es el director cinematográfico Manuel Summers, Autor de películas como "Adiós, cigüeña, adiós", "Del rosa al amarillo" y "To er mundo es güeno", y dirigió a los amigos de su hijo en un filme titulado "Sufre Mamón" que reflejaba el ambiente de los Hombres G, su vida cotidiana, sus relaciones con las fans y el fenómeno que se había generado entorno a ellos.

Precisamente, Hombres G son amantes del cine; su nombre proviene de la película G-men (Contra el imperio del crimen). Su segundo elepé, aparecido en 1.986, tenia también referencias cinematográficas: se llamaba "La cagaste, Burt Lancaster" y mostraba en la portada una escena de "El halcón y la flecha". El disco llevaba temas como El ataque de las chicas cocodrilo, Indiana o la recuperada Marta tiene un marcapasos, y fue producido por Carlos Narea, con quien Hombres G logró un sonido más sólido. Este año, en su segunda temporada triunfal de conciertos, el grupo subió su cachet a dos millones de pesetas, convertido en una superestrella del mercado musical.

Siguiente