Estos cuatro españoles con cara de bromistas se han echado a América al bolsillo con temas llenos de malas palabras y de situaciones poco comunes en una canción. Su talento y su escandalosa originalidad les tienen asegurado un puesto muy importante dentro del difícil mundo de la canción.

Estos cuatro españoles están revolucionando a Latinoamérica con sus canciones llenas de palabras impublicables. Los más conservadores les llaman groserías pero ellos las definen como las palabras exactas para lograr que se les entienda.
"Nosotros queremos que se nos entienda", empieza diciendo Danny, uno de los integrantes del grupo. "Para qué vamos a hablar en metáforas o con palabras como canallas o insensatos, cuando en realidad lo que queremos decirles es que son unos ma… o unos imbéciles." Así de sinceros son los Hombres G, un grupo musical que nació en España en el verano de 1985 con la canción Venezia. Después vino Devuélveme a mi chica y con ese tema pegaron el salto a América. La primera pregunta que les hicieron al pisar tierra americana fue el porqué del nombre Hombres G. Y con esa sorna que los caracteriza, contestaron que pensaban bautizarse Los Beatles, pero les pareció que ya existía un grupo con ese nombre. Escogieron Hombres G por una película de James Cagney en que aparecían unos tipos con caras de pocos amigos que se llamaban G Men, cuya traducción al español es el nombre que hoy une musicalmente a David, Danny, Rafa y Javier.

Cuatro muchachos típicamente españoles que empezaron jugando a cantar y hoy tienen tanto éxito como admiradoras. "Hombres G se inició por una coincidencia", explica uno de ellos. "Siempre nos gustó la música y como nos conocemos desde que somos chavales, lo hacíamos en los pubs, en los bares, en los colegios, en casa de los amigos, hasta que un día se nos presentó la oportunidad de grabar un sencillo. Lo hicimos porque... bueno, para probar. Si sale bien, 'vale! ; si no, tenemos un disco en casa, ¿no? Y todo salió bien, para nosotros es algo increíble. Cuando nos dijeron que estábamos pegados en tierras americanas, no lo podíamos creer. Al sacar el primer L.P. en España, nos quedamos sorprendidos porque fue un bombazo. En menos de dos meses era disco de oro. Nos quedamos todos con la boca abierta. Fue una sorpresa."

Estos cuatro chicos, que por cierto, son hijos de miembros del jet set español, son bien sencillos y bromistas. Uno de ellos, David, es hijo del director de cine Manuel Summers. David es el que canta, y tal vez por eso sea el qué más éxito tiene con las mujeres. "Que conste que no soy el más guapo del grupo. Lo que pasa es que soy el que canta y se me ve más que a los otros. Además nuestras canciones se escuchaban antes de que el público identificara nuestros rostros. En América hemos triunfado mucho antes de que se nos conociera la cara." Es verdad, en Miami, por ejemplo, recibieron el premio Bravo al mejor grupo, y cuando se montaron al escenario los cuatro eran unos prefectos desconocidos. Pero poco a poco sus rostros se le han vuelto familiares al público.

Además, los Hombres G hicieron la película Sufre, Mamón, basada en su canción Devuélveme a mi chica, y eso los está dando a conocer más. "El cine es muy importante para el grupo", dice David. "El cine bautizó a Hombres G y le dio título a muchas de nuestras canciones. Yo, incluso, escribo las canciones casi como si fueran guiones de cine, con su trama y su desenlace Se puede decir que soy un cineasta frustrado. Nuestra película Sufre, Mamón, gira en torno a la canción Devuélveme a mi chica y a otros datos biográficos de nosotros mismos. Tenemos planes de grabar otra película en España." Sus argumentos musicales son algo subidos de tono por las palabras que utilizan. Claro, a ellos les parecen casi angelicales. Sin embargo, en América, donde estamos acostumbrados a oír canciones con palabras bonitas, los temas de los Hombres G nos han dejado boquiabiertos. "Esas palabras que parecen groseras, no son groserías. En España son letras blancas. Si decimos en una canción ma..., eso no es una grosería en España. Nosotros no somos groseros, somos españoles."

Siguiente